8 mar. 2017

Cartógrafas ocultas: de los conventos medievales a la cara oculta de la Luna

Mapa mundi del beato de Girona

Existe un gran vacío de información sobre el papel de la mujer en la geografía y en particular en la historia de la cartografía. Su contribución al conocimiento del mundo a través de la geografía, como científicas, cartógrafas y exploradoras ha sido ensombrecida por los condicionamientos sociales como en tantas otras disciplinas a lo largo de la historia.

Durante la Alta Edad Media, sólo en los conventos y abadías las mujeres podían realizar tareas intelectuales. El trabajo de las monjas calígrafas e iluminadoras fue importantísimo. Este es el caso el de la monja española Ende, ilustradora del Monasterio de Tábara en Zamora, cuya firma (pintrix et Dei adiutrix) aparece en el códice del Beato de Liébana, del siglo X, que se conserva en la Catedral de Girona. El mapa mundi que allí está dibujado pudiera ser una de los primeros documentos cartográficos asociados al nombre de una mujer.

A principios del siglo XIII aparece el nombre de Herrade de Hohenbourg, abadesa de Lorraine, autora de la obra «El jardín de las delicias» (Hortus Deliciarum), primera enciclopedia escrita por una mujer. En ella se muestran representaciones de todo el mundo conocido. Una de las obras cumbre de la cartografía medieval, el Mapa de Ebstorf, fue encontrado en el convento de monjas del mismo nombre, aunque en este caso los estudiosos no se ponen de acuerdo en aceptar a esta congregación como autora del mapa. 

Siglos XVI y XVII

En el siglo XV la imprenta y los nuevos descubrimientos contribuyen al auge de la producción cartográfica, y los Países Bajos son el centro de esta edad de oro de la cartografía. La producción cartográfica se desarrollaba en empresas familiares. Las mujeres  participan en todo el proceso productivo de la cartografía: iluminadoras, grabadoras, impresoras. Muchas de ellas toman las riendas del negocio al enviudar, convirtiéndose en editoras. La saga de los Hondius fue una de las más importantes.

 
Portada del Atlas de Mercator, realizada por Coletta Hondius

Coletta Hondius, esposa de Jodocus Hondius, se encargó de dirigir el negocio familiar desde la muerte de su marido, en 1612, hasta que sus hijos Henricus y Jodocus Jr. continuaron el negocio. Fue la artífice de la famosa portada del atlas en la que su marido aparece inmortalizado junto a Gerard Mercator. Su hija Elisabeth Hondius contrajo matrimonio con el grabador Johannes Janssonius, quien adquirió el negocio familiar. La cartografía era un negocio muy lucrativo, y esto propició las uniones matrimoniales entre familias de cartógrafos, grabadores e impresores: Goos, Bertius, van der Keere, etc.

Con el objetivo de incrementar el precio de sus obras, cartógrafos como Abraham Ortelius iluminaban sus mapas en sus propios talleres. Sus dos hermanas, Anna y Elizabeth, trabajaron como iluminadoras de la obra de Ortelius Theatrum Orbis Terrarum.

 
Atlas contractus Orbis terrarum

Marie CatherineHaussard y Elizabeth Haussard se distinguieron  como grabadoras, participando en el diseño de las cartelas de mapas. Eva van Alphen Elzevier fue una importante impresora. Junto a su marido Johan Elzevier de Leiden publicó el Atlas contractus Orbis terrarum del cartógrafo NicolasVisscher, siendo propietaria de sus derechos durante varios años. La mujer del hijo de Visscher, Elizabet VerseylVisscher, también destacó como editora, de las obras de su marido, vendiendo a su muerte las planchas de cobre de varios de sus atlas a Peter Schenk en 1726.

Se calcula que un tercio de las mujeres de los cartógrafos de los siglos XVI y XVII continuaron el taller o la imprenta al enviudar, característica poco común en otros gremios, lo que nos indica el conocimiento que tenían del negocio de la cartografía (según estudios de AliceHudson, 1989. Su labor permitió que sagas familiares como los Blaeu, Hondius, perduraran a través de los años. 

El siglo XVIII

Mary Ann Roque destacó en la edición de mapas ingleses en la segunda mitad del siglo XVIII. Penelope Steel, nacida en Jamaica en 1768, destaca en la producción de cartas náuticas, en las que se detallaban los accidentes de la costa, mediante perfiles en tres dimensiones, líneas de rumbo, impresas sobre un característico papel azul para reforzar la calidad del mapa, conocidas como bluebacks.

 
Costa de España y Portugal, Maria Roberts

Marie Roberts trabajó en la producción de cartas para el Almirantazgo inglés en la década de 1830 desde su imprenta situada en Villiers Street, The Strand. 

Siglo XIX
 
Una historia interesante es la de  Shanawdithit. Perteneciente a la tribu de los Beothuk, un pueblo asentado en la isla de Terranova (Canadá) que fue erradicado por los colonos. En 1823 Shanawdithit fue adoptada con tan solo 11 años por un capitán inglés, que la educó y enseñó a dibujar y trazar mapas. A pesar de su corta edad, fue capaz de plasmar la historia de su pueblo, y relatar las atrocidades cometidas en una serie de mapas. Su obra es un compendio de historia y reivindicación de la memoria de su pueblo.

 
Retrato de Shanawdithit

Florence Kelley fue la primera inspectora de condiciones laborales en la industria en los EstadosUnidos. Fue una de las primeras mujeres universitarias en ese país, graduándose en la Universidad de Cornwell en 1882. Luchó por los derechos de las mujeres en las fábricas. Dentro de su producción cartográfica destacan sus análisis geoestadísticos de la población de la ciudad de Chicago. Sus mapas temáticos empleaban códigos de colores para mostrar sobre la cartografía diversas variables y evidenciar las carencias sanitarias, educativas y laborales de la ciudad y sus suburbios.

Mapa de Florence Kelley 

Janet Taylor (1804-1870) no sólo destacó como editora. Fue una astrónoma, empresaria y experta navegadora inglesa. Publicó varios trabajos sobre astronomía y navegación, fundó una academia para la enseñanza de estos temas y dirigió su propio almacén especializado en la distribución, producción y reparación de dichos instrumentos. Su academia era de las más considerada y recomendada por la East India Company, Trinity House, y The Admiralty
En reconocimiento a su trabajo, fue galardonada con medallas por parte del rey de Prusia y Holanda. Fue una de las pocas mujeres que trabajaban como fabricantes de instrumentos científicos en Londres en el siglo XIX. Su calculadora de marinero, patentada en 1834, fue utilizada por The Admiralty. Fue ncluida en la Civil List Pension en 1860 en consideración por sus labores benéficas a la población de la ciudad de Londres. El Museo Naval de Greenwich conserva gran parte de su instrumental. 
 
Siglo XX

Marie Tharpe (1920-2006) fue una cartógrafa oceanográfica y geóloga estadounidense quien, junto con Bruce Heezen, creó el primer mapa científico de todo el suelo oceánico. Durante los primeros años de su colaboración, Heezen recogió datos a bordo del barco del Observatorio de la Marina, el Vema, y Tharpe trazó mapas a partir de esos datos, puesto que las mujeres en aquella época todavía estaban excluidas de trabajo a bordo de barcos. La obra de Tharpe puso de manifiesto la existencia de la dorsal mesoatlántica y revolucionó la comprensión científica de la deriva continental. Fue galardonada con la MedallaHubbard en 1978.
                 
 
Mapa del fondo marino (1977) de Marie Tharpe 

Kira Shingareva (1938-2013), profesora de Geodesia y Cartografía en la Universidad de Moscú, fue una de las personas encargadas por la agencia espacial soviética en cartografiar la cara oculta de la Luna. En octubre de 1959, la nave soviética Luna 3 terminó de fotografiar la cara oculta de la Luna. En el Congreso Internacional de la Unión Astronómica celebrado en 1967, Kira presentó por primera vez el mapa completo de la cara oculta de la Luna con la nomenclatura completa. Para ello emplearon nombres de figuras ilustres del mundo de las Artes, como pintores, poetas y compositores, en gran parte de origen ruso.
            
Para más información: 
- Map Worlds: A History of Women in Cartography Will C. van den Hoonaard. 
- Florence Kelley in Chicago (1891 - 189). 
- Kira B.ShingarevaICA - In Memoriam. 

Publicado por Judith Sánchez. 
  
 
P.S.: ¿Y cuál es la situación ahora en el campo de la información geográfica en general y en particular en el de las IDE? Pues como en muchos otros sectores, las cosas han mejorado, pero todavía queda mucho por hacer y hay pocos motivos para la autocomplacencia. Cada vez hay más mujeres en las escuelas españolas de Ingeniería en Geodesia y Cartografía, más profesionales en la empresa privada y más funcionarias que trabajan en el ámbito de la administración, pero los porcentajes van bajando según subimos hacia los puestos directivos y los niveles más altos.

Es decir, todavía queda un largo camino por recorrer, pero la presencia de las mujeres es tan nutrida en las nuevas promociones que a veces parecen una marea imparable que ya está llegando y que nos llena de esperanza.

Publicado por Antonio F. Rodríguez.